Demo

Renta 2015 “Como desgravar el alquiler dependiendo de la comunidad donde vivas”

Las autonomías disponen de cierta dependencia fiscal ya sea para aumentar la presión impositiva o bien para ayudar a los contribuyentes que viven en ellas. En el artículo que nos ocupa y con lo que al alquiler se refiere, los ciudadanos debemos tener en cuenta dos NOVEDADES para la declaración de la Renta 2015.

La primera es que los propietarios de viviendas alquiladas, pueden deducirse el 60% de los rendimientos ligados al arrendamiento, es decir la cantidad que resulta de restas a los ingresos los gastos deducibles como impuestos, suministros, mantenimiento etcétera, independientemente de la edad de sus inquilinos.
La segunda, que la reforma fiscal que entró en vigor el 1 de enero de 2015, acabó con la deducción estatal de los inquilinos para los contratos nuevos, los antiguos podrán seguir deduciéndose el 10,05% de las cantidades satisfechas siempre que su base imponible sea inferior a 24.020 euros). Ahora bien, la inmensa mayoría de las autonomías mantiene operativas las ayudas vinculadas al alquiler.
Dependiendo de la región la deducción es diferente, así como las condiciones para poder aplicarlas, veamos dos ejemplos CATALUNYA y MADRID.
CATALUNYA: Para la región catalana se mantiene una reducción del 10% de las cantidades pagadas en el ejercicio fiscal hasta un límite máximo de 300 euros (600 euros si es familia numerosa), pero no está disponible para todos los inquilinos. Para poder acogerse a ella es necesario que el contribuyente cumpla uno de estos requisitos: tener como mucho 32 años, haber estado en paro al menos 183 días durante el año anterior, tener un grado de discapacidad mínimo del 65% o ser viudo/a y tener 65 años o más.
Además, la renta recibida no puede superar los 20.000 euros anuales y las cantidades pagadas en concepto de alquiler deben superar el 10% de los rendimientos netos del contribuyente y se debe incluir el NIF del casero en la casilla 866.
MADRID: La comunidad de Madrid también mantiene viva la deducción por arrendamiento, lo cual permite desgravar el 20% de las cantidades pagadas hasta un máximo de 840 euros, ya sea en tributación individual o conjunta. Ahora bien, el inquilino debe tener menos de 35 años, ganar menos de 25.620 euros ( o 36.200 si es una declaración conjunta) y gastarse en el alquiler más de un 10% de las rentas que percibe. Todo ello sin olvidar que el beneficiario debe contar con una copia del resguardo del depósito de la fianza e incluir el NIF de su arrendador en la casilla 910.
Podéis ampliar estas y otras novedades contactando con nuestro equipo fiscal de BAC ASSESSORIA I CONSULTORIA, que desde 1994 viene prestando sus servicios en este ámbito y en el ámbito contable, jurídico y laboral, a particulares y empresas.