Demo

¿Estan exentos los rendimientos del trabajo obtenidos en el extranjero?

Cada vez es más frecuente que nos desplacemos fuera de España a trabajar, bien sea de forma temporal o definitiva. Debemos tener en cuenta que, si nuestra residencia habitual se encuentra en nuestro País, tenemos que tributar aquí con los rendimientos que hayamos obtenido con nuestras rentas mundiales, es decir, tanto lo generado y ganado en España como lo que hayamos cobrado por trabajos realizados fuera de nuestro territorio nacional.

Pese a ello, hay situaciones en las que debemos recurrir al artículo 7 de la Ley del IRPF ( Ley 35/2006 de noviembre IRPF) donde se dice que, están exentos de tributar los rendimientos del trabajo que percibamos por trabajos realizados fuera de España siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos:

1.- Que los trabajos que hayamos realizado para una empresa o entidad que no sea residente en España o que se trate de un establecimiento permanente que esté localizado en el extranjero, siempre que cumpla las condiciones impuestas para ello.

2.- Que allí donde hayamos prestado ese trabajo, nos hayan aplicado un impuesto de naturaleza sino idéntica sí, al menos análoga al IRPF y que ese territorio no tenga la condición de paraíso fiscal. A estos efectos se entiende que, ese requisito se ha cumplido cuando dicho país haya suscrito con España un convenio por el que se evita la doble imposición internacional y el mismo incluya la cláusula de intercambio de información. Con el fin de evitar el fraude o la evasión fiscal, hay unos límites a la exención de los rendimientos del trabajo obtenido en el extranjero y son tres aspectos o caracteres de aplicación:
1. Sólo se puede aplicar la exención a las retribuciones que se hayan devengado durante los días de estancia en el extranjero.
2. Se establece un límite cuantitativo de 60.100 euros anuales exentos.

3. La exención es incompatible con el régimen de excesos de dietas excluidos de tributación.

Queremos ampliaros esta información haciendo mención también a que, además de los requisitos de la exención propiamente dicha y los límites que tiene la misma, existen determinados requisitos que, en este caso nosotros como trabajadores, debemos cumplir para poder aplicar la exención.

Primero, que el trabajo lo realicemos de forma efectiva en el extranjero, es decir, que no podemos aplicar la exención a un trabajo que, aunque tenga efectos en el extranjero lo realicemos desde nuestro despacho o desde nuestra casa en España, sino que, debemos estar físicamente fuera de nuestro país para poder aplicar la misma, aunque sea una estancia temporal en el extranjero.

El segundo tiene relación directa con el primero de los requisitos recogidos anteriormente para los rendimientos del trabajo y se trata de que los trabajos los prestemos para una empresa o entidad que no sea residente en España, o que se trate de un establecimientos permanente que está localizando en el extranjero, de forma que no podemos considerar válida la aplicación de esta exención, por ejemplo un traslado transnacional, ya que los servicios se prestan realmente para la empresa matriz.